Editorial Independiente . Próximas obras: "Cuaderno de Italia", "Cuaderno de Ciencia". Obra publicada: "Poetízate". Autor: David EPC

Tras múltiples estudios, y por evidencias científicas podemos afirmar que los refrescos “light”, o “diet”, engordan más que los normales.

Imagen

¿Por qué?

El problema le tenemos en el sabor dulce, nos da igual la procedencia: bien del propio azúcar, o bien de edulcorantes artificiales.

Si la bebida es normal: se estimulan las papilas gustativas, y estas a su vez informan al cerebro que se está ingiriendo azúcar. Entonces, el cerebro manda una señal al hígado para que comience a almacenar glucógeno, y este detiene la liberación de las reservas del mismo.

Si la bebida es light: estas al no contener azúcar, nuestro cerebro retiene por más tiempo la necesidad de comer, ya que debemos recordar que le estamos introduciendo un desequilibrio. Es por eso, que cuando tomamos estos refrescos bajos en calorías tenemos una sensación de hambre mayor. Como lo definió en un estudio del Biopsychology Group de la Leeds University para la “International Journal of Obesity”: Al consumir cualquier producto dulce sin calorías, el sistema nervioso dispara la necesidad de ingerirlas, y suele exteriorizarlo con demostraciones de ansiedad, generalmente satisfechas con comida.

¿Qué ocurre con las personas que se pasan de las bebidas sin azúcar, a las “light”?

Obviamente cambian a las “light” por su bajo contenido en calorías, con lo que creen que así consumirán menos calorías, pero es todo lo contrario ya que al ingerir muy pocas calorías –se engorda, más-, ya que el cerebro manda constantemente las informaciones para que se consuman más calorías.


Diversos estudios que confirman la evidencia.

Universidad de Texas: revela que el consumo continuado de bebidas bajas en azúcar engorda e incrementa el riesgo de padecer diabetes, debido a la sustitución del azúcar por edulcorantes artificiales. La muestra fue realizada sobre 474 sujetos de procedencia mexicana y europea, afincados en Estados Unidos, durante dos décadas. Controlados sus hábitos de vida (horas de ocio, horas de trabajo, actividades deportivas, adicción al tabaco, etc.), el grupo que consumía habitualmente este tipo de bebidas “light” vio incrementada su talla de cintura hasta un 70% respecto a los que no las tomaban. Para aquellos que acostumbraban a tomar dos o más latas al día, esta cifra se elevaba hasta un 500%.

En la Sesión Científica Anual de la Sociedad Norteamericana de Diabetes, se dijo que: la mayoría de los que consumen bebidas light, tienden a pensar que pueden reducir el peso y que al ingerir un producto sin calorías, no se corren riesgos a la hora de ir a la balanza, pero las conclusiones detectaron que no es así.

El Biopsychology Group de la Leeds University: analizó que aún consumiendo productos dietéticos se corre el riesgo de aumentar de peso. Es más, se comprobó que el 50% de los que abandonaron el consumo de bebidas gaseosas dietéticas pudieron mantener su dieta normalmente.

Nota final:

Cabe destacar que la firma “Coca Cola” anuncia que en la actualidad se consume más cantidad de su versión dietética que la de su producto tradicional, la normal.

Solución:

En el caso de tomar edulcorantes artificiales, se debe tomar la planta Stevia rebaudiana Bertoni, comúnmente llamada Stevia, o “Estevia” que ya explicaré en otro capítulo del libro: “Cuaderno de Ciencia” de David EPC.

Imagen

David EPC ©
Todos los derechos reservados y copyright a nombre de David EPC.
Mr. D BOOKS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: