Editorial Independiente . Próximas obras: "Cuaderno de Italia", "Cuaderno de Ciencia". Obra publicada: "Poetízate". Autor: David EPC

La práctica del sexo, siempre ha estado acompañada de numerosos “efectos secundarios” positivos. Desde la quema de calorías, pasando por la posibilidad de reducir el desarrollo de afecciones cardiacas peligrosas, incluyendo la liberación del estrés, la mejora de nuestra piel. Y por supuesto, el hecho de sentirnos más plenos y felices. Con ello, se puede afirmar que una práctica sexual constante alarga nuestra vida.

Pero, hoy voy a reseñar que la práctica habitual del sexo, nos puede hacer teóricamente más inteligentes. No obstante ampliaré todo este tema de “los beneficios para la salud del sexo” en el libro “Cuaderno de Ciencia”, de “David EPC” que publicará próximamente la editorial “Mr. D BOOKS”.

Para afirmar que el sexo nos puede hacer más inteligentes, me voy a basar en dos estudios del año 2013. Uno de la Universidad de Maryland en College Park, y otro de la Universidad de Konkuk en Seúl.

Estudio de la Universidad de Maryland.

Se realizó en abril del 2013, este se realizó con ratas de mediana edad que fueron sometidas a una actividad sexual constante.
Y lo que se obtuvo de ellas, fue la estimulación de la neurogénesis adulta.

¿Qué es la neurogénesis?

La neurogénesis, es la producción de las células (neuronas y las células gliales, estas realizan la función de soporte de las neuronas) del sistema nervioso central “SNC”.

Hay dos tipos de neurogénesis:

a) Neurogénesis en el desarrollo.
b) Neurogénesis en adultos.

En este caso lo que se estimula es la neurogénesis adulta. Que fue negada y no fue descubierta hasta el año 1998, donde fue a cargo de un español “José Manuel García Verdugo”, en colaboración con un mexicano (de origen asturiano) ” Arturo Alvarez-Buylla” premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en el 2011. Estos, demostraron que la neurogénesis es obra de células madre neuronales con las características propias de los astrocitos, células en forma de estrella que garantizan el funcionamiento de las neuronas. También describieron la “cuna” de las células madre neuronales, situada en la zona subventricular. Con lo cual, hoy en día una gran parte de la neurociencia se basa en el descubrimiento que realizaron.

Image

Volviendo al estudio, lo realmente interesante es que al estimular la neurogénesis adulta, se restaura la función cognitiva (que son los procesos mentales que nos permiten llevar a cabo cualquier tarea):

Orientación.
Gnosias (capacidad de elaborar, interpretar y asignar un significado a la información captada por los sentidos).
Atención.
Funciones ejecutivas (habilidades implicadas en la generación, la regulación, la ejecución efectiva y el reajuste de conductas dirigidas a objetivos).
Praxias (habilidades para poner en marcha programas motores de manera voluntaria y, normalmente, aprendidos).
Lenguaje.
Memoria.
Cognición social (conjunto de procesos cognitivos y emocionales mediante los cuales interpretamos, analizamos, recordamos y empleamos la información sobre el mundo social).
Habilidades visoespaciales.

En términos generales: se demostró que un recuerdo está más tiempo presente en nuestra mente.
No obstante, y aquí viene lo relevante. Es que cuando el tiempo de espera entre relaciones sexuales fue muy prolongado las mejoras de la función cognitiva se perdieron, aun demostrando la nueva presencia de neuronas.

Estudio de la Universidad de Konkuk.

Se realizó en noviembre del 2013, este se realizó con ratones de mediana edad que fueron sometidos a una actividad sexual constante.
Se concluyó que la actividad sexual constante, contrarrestó los efectos negativos que el estrés crónico tenía sobre la memoria de los mismos. Según esto, podría ser de gran utilidad para la neurogénesis del hipocampo adulto, y para la memoria de reconocimiento frente a las acciones represivas del estrés crónico.

Ahora explicaré la importancia del hipotálamo y del estrés respecto a la salud.


La importancia del hipotálamo.

El hipotálamo pertenece al sistema límbico. Y es de vital importancia para el ser humano, ya que es el principal encargado de la memoria: tanto de la memoria a largo plazo, como de la memoria espacial.
Tiene un papel relevante en la formación de nuevos recuerdos sobre eventos experimentados (memoria episódica o autobiográfica). También se cree que es el responsable de la memoria declarativa (recuerdos que pueden ser verbalizados explícitamente), y de la memoria episódica
En el caso del Alzheimer es el “primer detector”, ya que debido a un mal funcionamiento se empiezan a tener problemas de memoria, y desorientación.

Las personas con el hipotálamo dañado tienen problemas de amnesia, y la cruel incapacidad de formar y mantener nuevos recuerdos.

Image

El estrés y los problemas ocasionados a la salud. Especialmente a la salud sexual.

El estrés es parte de nuestra vida diaria, está vinculado a la nueva sociedad que se está configurando de una manera poco productiva en términos relacionados con la salud.

Según una investigación de la Universidad de Texas, tanto mujeres como hombres al estar estresados liberan altos niveles de cortisol, cuando el cortisol está alto constantemente, tenemos “estrés crónico”.

Este estrés crónico que se debe a la incertidumbre y a la preocupación (muy típico de nuestro tiempo) no provoca por sí mismo enfermedades, pero al anular nuestras defensas, podemos enfermar con cualquier cosa, desde un catarro hasta un cáncer.

¿Qué es el cortisol?

Comúnmente se denomina la “hormona del estrés”, y es la “inhibidora natural del deseo sexual”. Se produce en las glándulas suprarrenales o adrenales. Actúa tanto en el corriente sanguíneo, como en el metabolismo de la glucosa de la sangre.

Ergo, el cortisol, es el responsable de arrancar el “mecanismo”, y la glucosa, es el combustible que las células envían a los músculos.
He de decir, que el cortisol es necesario. El colega neurocientífico “Robert Sapolsky” hace una explicación fantástica en su libro: “Por qué las cebras no tienen úlcera“, donde señala que el cortisol nos ayuda a superar un cambio en nuestro equilibrio homeostático.

La combinación “estrés –azúcar” genera la grasa abdominal, ya que el cortisol potencia los efectos de la insulina (la que hace que todo el azúcar que comas se acumule en forma de grasa), en particular en la zona abdominal, indistintamente en hombres y mujeres.

El estrés aumenta la concentración de colesterol “malo”, principal causante de la arterioesclerosis y los ataques al corazón. Como curiosidad, y desmintiendo una de esas “leyendas urbanas” concluyo que tener alto el colesterol alto no es por comer huevos, si no por el estrés.

Image

El cortisol y el sexo.

En los individuos, el cortisol inhibe la producción las hormonas sexuales por excelencia y responsables químicas del deseo (estrógenos en las mujeres y en el hombre la testosterona). Lo que lleva a la falta de apetito y deseo sexual.

Image

David EPC ©
Todos los derechos reservados y copyright a nombre de David EPC.
Mr. D BOOKS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: