Editorial Independiente . Próximas obras: "Cuaderno de Italia", "Cuaderno de Ciencia". Obra publicada: "Poetízate". Autor: David EPC

Rusia es un país particularmente especial, un país con el que guardo una especial relación. Siempre hay mitos, quizás leyendas urbanas: ¿En cuántas conversaciones no ha salido la frase “en Rusia, toman vodka a todas las horas para no pasar frío”?

Bien, el hecho de que es uno de los mayores consumidores de alcohol del mundo, es una obviedad. Si nos basamos en la última lista anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los rusos ocuparían la posición cuarta de la misma – consumiendo 15.76 litros de alcohol consumidos per cápita al año-, por detrás de Moldavia, Republica Checa y Hungría. No obstante, es el primer y principal consumidor de vodka en el mundo.

Según un estudio que acaba de realizar mi colega “Richard Peto”, excelente científico y epidemiólogo. Recibió el premio Heineken de medicina 2008, donde coincidimos y realizó un discurso hábilmente brillante.

Detallaré más aspectos sobre la obra de Sir Richard Peto en el libro “Cuaderno de Ciencia”, de “David EPC” que publicará próximamente la editorial “Mr. D BOOKS”.

Pero, quería aprovechar este artículo para reseñar la “paradoja de Peto”.
La incidencia de cáncer a nivel de especie no tiene correlación con el número de células de un organismo. Véase, la incidencia de cáncer en los seres humanos es mucho mayor que la incidencia de cáncer en los elefantes, donde estos tienen muchas más células que un ser humano. Si la probabilidad de carcinogénesis fuera constante a través de las células, los efectos tendrían una mayor incidencia de cáncer que los humanos.

Bien, debo destacar que como seres evolutivos. Al estar confinados dentro de la pluricelularidad, biológicamente hemos requerido la supresión de cáncer con el objetivo de construir cuerpos vivos más grandes y largos. Entonces los organismos más grandes, tienen más genes supresores del cáncer.

Richard Peto, acaba de publicar un estudio donde señala que: “los consumidores habituales de vodka mueren prematuramente”.

Población del estudio.
151000 hombres rusos.

Lugar del estudio.
Ciudades: Barnaul, Byisk y Tomsk (Rusia)
Tiempo del estudio.
11 años de 1999 a 2010.

Resultado del estudio.
8000 fallecidos en el tiempo del estudio.

Resultado global del estudio.
El riesgo de morir antes de los 55 años fue del 35% (para los que beben una cantidad superior a litro y medio, o más a la semana de vodka).

Lo que más me llama la atención de Rusia es que el 25% de los hombres mueren antes de los 55 años. Nada que ver con los británicos que es de 7%, ni con los Estados Unidos que es del 1%.

Pero, indagando un poco más en las estadísticas del 2013, la esperanza de vida de los rusos es de 64,3 años (posición 113/ 194), pero la de los británicos es de 80,29 años (posición 22/ 194). Para los curiosos, la esperanza de vida de los españoles es de 81, 37 años.

Si analizamos los datos del alcohol consumido nos encontramos lo siguiente: que los rusos consumen una media de 20 litros de vodka al año, mientras los británicos unos 3 litros aproximadamente.
Es más, si comparamos a los rusos con otros países europeos similares donde tengan una fuerte cultura por la bebida como pueden ser Finlandia o Polonia, los datos de muerte prematura están muy distantes de los de los rusos.

Las evidencias científicas concluyen que el patrón: emborracharse con vodka para luego continuar bebiendo cualquier otra bebida alcohólica, es altamente peligroso”.

¿Por qué el vodka?

En primer lugar, al analizar esta situación no creo que sea realmente el causante de estas muertes prematuras, lo que podríamos denominar “vodka comercial”, si no el vodka que habitualmente se vende a bajo precio en Rusia y se fabrica de manera artesanal en locales y casas. Podríamos ir “un poco más allá”, y si nos basamos en estudios previos realizados: el 40% de los hombres en edad laboral rusos beben demasiado, incluso muchos de ellos consumen alcohol de antisépticos, y colonias.

El vodka se empezó a elaborar técnicamente en Moscú en el siglo XVII donde le denominaron moscovita, el problema que se daba es que era de una calidad pésima. Entonces, la emperatriz Caterina II al darse cuenta de los suculentos beneficios que podría dar esta novedosa industria empezó a elaborar la bebida en las fincas de los nobles, y en ese momento la misma paso a ser de una calidad suprema, además de poseer una pureza cristalina.

No obstante, tras la segunda guerra mundial el vodka pasó de ser una bebida exclusiva de Rusia y de los países adyacentes para incorporarse al mercado occidental especialmente a Estados Unidos. Y desde ese momento, hasta la actualidad se ha convertido en la bebida espirituosa más consumida en el mundo.

El vodka y Mendeléiev.

La composición del vodka que consumimos actualmente se debe nada más y nada menos que al inventor de la tabla periódica de los elementos: Dmitri Ivánovich Mendeléiev.

Este descubrió la proporción ideal de “agua-alcohol”, esta debe ser de 40º.
La fórmula exacta del vodka es de: 45,88% alcohol, 54,12% agua, siendo así el peso de litro de vodka de 951 gramos. Fue cuando en 1894 el gobierno ruso certificó esa bebida con el nombre de Mendeleivskaya, y se pasó a llamar Moskovskaya Especial (que se encuentra actualmente en cualquier tienda de licores). Lo interesante de esto, es que se tomó el estándar de 40º que se denominó “meta de oro”.

Imagen

El vodka y Engels.

También entra en juego en la historia del vodka el filósofo y ensayista alemán Friedrich Engels que apreció un aspecto muy interesante y que pueda darnos una pista respecto al peligro extremo causado por el consumo desmesurado de vodka que fue que: “el vodka de centeno provocaba una resaca menos violenta que el de papa”. Y es que el vodka se destila a partir de plantas ricas en almidón: centeno, trigo, patata, y melaza. Siendo el de mejor calidad el destilado con centeno.

Y esta puede ser una clave, probar si los consumidores de vodka con centeno, tienen los mismos efectos que los consumidores de vodkas destilados a partir de otras plantas ricas en almidón.

Finalmente para los curiosos, les daré un dato: el vodka tiene un aporte calórico los 100ml, es de unas 315 Kcal.

Por evidencias, creemos que el caso es extrapolable al caso de las mujeres rusas, las cuales también beben en ese orden. Pero, no hay datos concluyentes.

El estudio, fue publicado en la revista “Lancet”.

Este contenido es un sumario del artículo que aparecerá en el libro “Cuaderno de Ciencia”, de “David EPC” que publicará próximamente la editorial “Mr. D BOOKS”.

Imagen

David EPC ©
Todos los derechos reservados y copyright a nombre de David EPC.
Mr. D BOOKS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: