Editorial Independiente . Próximas obras: "Cuaderno de Italia", "Cuaderno de Ciencia". Obra publicada: "Poetízate". Autor: David EPC

Con un beso quemamos 12 kcalorías/3 minutos, por dos motivos: porque movemos 36 músculos (17 de ellos pertenecen a la lengua), y porque aumentamos nuestras pulsaciones de 60 a 100. Con lo cual, es un vital complemento a nuestras dietas.

Un beso es: terapéutico, nos hace tener una mejor salud (mejora las defensas del cuerpo), activa nuestros circuitos neuronales, y la circulación sanguínea.

Imagen

A lo largo de este ensayo que ampliaré en el libro “Cuaderno de Ciencia”, en el que extenderé la historia del beso, y con todo lo relacionado con su Ciencia: desde en como elegimos a nuestras parejas sexuales, la enfermedad del beso, los efectos beneficiosos para la salud del mismo, el gen KISS-1 (o gen del beso), y todas las cuestiones que puedan ser de utilidad al lector.

Este artículo lo complementaré con el artículo de prensa dominical -la semana que viene- donde hablaré sobre “la bioquímica del beso: ¿qué hace un beso a nuestro organismo?”.

Composición química del beso.

Agua: 60%
Grasa: 0.7%
Sales minerales: 0.45%
Proteínas: 0.7%
Transferencia de agua: 9 mg.
Bacterias: 2.000.0000
Microorganismos: 40.000
Quema calórica: 12 kcalorías/3 minutos

Imagen


Evolución del beso.

La palabra beso proviene del latín “Basium” –acción de besar- y besar del latín “basiare”.

Según los registros más vetustos de que disponemos el “beso”, data del año 2500 A.C., ya que en las paredes de uno de los templos de India aparece esculpido, concretamente en los “templos de Khajuraho”

No obstante hay dos teorías antropológicas respecto al acto de besar.
Teoría alfa: en las que el origen es el acto de transferencia de alimentos premasticados (haciendo una papilla previa) a los hijos, por las primeras hembras “Cromagnon”, esta práctica común pudo desembocar en “el beso romántico”.

Teoría beta: en las que el origen es el gesto de la fusión o la unción de almas, mediante el mismo.

Si tomamos como referencia al beso como una costumbre, este proviene de una “ley romana prohibitiva”.

Ergo, no nació como una “manifestación de amor”.

¿En que consistía la ley?

Durante el mandato del primer rey de Roma (Rómulo), este estableció la abstinencia absoluta de “temetum” (vino puro) a las mejueres.

“Mulier si temetum biberit
domi ut adulteram puniunta”.

“Si una mujer bebe vino en casa,
ha de ser castigada como una adúltera”.

Con lo cual, para poder verificar esta ley, cuando el marido llegaba al hogar la imponía exhalar su aliento, y así se acercaban los respectivos labios.

Si el resultado de la “comprobación” era negativo, la mujer era castigada con las penas reservadas al adulterio.

Con lo cual, el beso se fue propagando, y propagando hasta que se convirtió en un “gesto pasional”.

Finalmente los romanos, optaron por hacer una distinción entre las clases de besos. Y les subdividieron en tres grupos:
Los oscula: los amistosos.
Los vasia: los del afecto y amor.
Los suavia: los referentes a las pasiones carnavales.

En el siglo I, se produjo una “epidemia de besos”, que fue la denominada “mentagra”. Esta, es una inflamación de los folículos capilares-normalmente en la barba-. Con lo que finalmente Tiberio, tras esta epidemia de pupas labiales que invadió Roma, prohibió los besos.

No obstante, debo destacar que el beso no se transformó en el gesto de cariño que hoy conocemos entre personas adultas hasta el siglo VI.
En las Constituciones Apostólicas del siglo IV, se daba “el beso del Señor”, u “ósculo santo” entre los hombres y las mujeres que se sentaban juntos a cada lado de la mesa.

La expresión más “dura” del beso, la encontramos en la Edad Media: cuando un caballero besaba a una dama, este estaba obligado a casarse con ella.

El beso en la actualidad.

Comenzaré diciendo que el 10% de la población mundial, no se besa. Estos están ubicados en algunas regiones de: África, América, Oceanía y Australia.

En Mongolia, los padres no besan a sus hijos, pero les huelen la cabeza.

Los maoríes se muerden en la cara, en vez de besarse.

En el Ártico, el famoso “beso esquimal”, en el que no se utilizan los labios, sino que se frotan las puntas de las narices.

En Japón, no son “mucho de besos”, y por supuesto menos en público.

En Brasil, la gente se besa dos veces sólo entre parientes, pero en España, siempre intercambiamos dos besos, uno en cada mejilla

En el “BENELUX”, los países bajos, o en Serbia; los besos para saludarse son tres.

En las culturas medioorientales, los hombres se saludan con tres besos: uno en cada mejilla, y el último en la frente.

En algunas sociedades hay “problemas” con los besos entre hombres –insinuando homosexualidad-. Sin embargo, en Italia o Argentina es normal que los hombres se besen en las mejillas.

En Rusia, hasta la caída del Muro era habitual el beso en la boca entre los altos cargos políticos.

La problemática del beso.

Si bien he citado anteriormente el problema de algunas sociedades con los besos.

Voy a destacar alguno más.

En algunas tribus de Finlandia, consideran el beso como una indecencia.
En algunas regiones de China, el beso en la boca es algo horrible.

Pero, me gustaría dar unos datos sobre Estados Unidos.

Hay estados en los que darse besos, puede ser objeto de graves problemas.

En el estado de Maryland, si besas en la calle a alguna persona durante más de un segundo, infringes la legalidad.

Se amplia a tres minutos en Rhode Island.
Incluso a cinco minutos, en el estado de Iowa.
Esto en cuanto a tiempos, pero… en el estado de Wisconsin, el beso con lengua está formalmente prohibido por la ley.


MISCELÁNEA

En base de los datos científicos de que disponemos, y que estamos en el año 2014, sólo se me ocurre una reflexión: bésense si les place, y si no es así dejen que sus congéneres lo hagan. Sin lugar a dudas, úsenlo a menudo, es adictivo y ferozmente sano.
Históricamente siempre fue igual de saludable, y como escribí en mi anterior libro “Poetízate”: “Un beso, es una verdad fija e inmutable”.
Por mi parte, un beso para todos mis lectores.

Este contenido es un sumario del artículo que aparecerá en el libro “Cuaderno de Ciencia”, de “David EPC” que publicará próximamente la editorial “Mr. D BOOKS”.

Imagen

David EPC ©
Todos los derechos reservados y copyright a nombre de David EPC.
Mr. D BOOKS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: